31 ago. 2015

Hablar acerca de

Hablar acerca del problema que tenemos y no de lo que nos pasa en sí evita que tengamos contacto con nuestra situación e impide que encontremos una solución.
Cuántas veces nos hemos encontrado personas que se la pasan repitiendo la historia de su problema una y otra vez, se lo cuentan a cada uno de sus conocidos, con las mismas palabras y hasta la misma entonación, esa permanencia en el contenido del relato nos dice que no hay consciencia ni introspección de lo que le está sucediendo, el problema permanece tal cual. Olvidémonos que lo repita para que alguien pudiera sugerirle algo -aunque no haga caso de consejos- o de plano le quiera resolver el problema, en vez de ayudarlo para que él mismo lo resuelva.
También están las personas que creen que hablando sempiternamente de su problema equivale a un testimonio de vida para que los demás eviten caer en lo mismo. Ahí es cuando al problema se le "apapacha" más: se va vuelto en un estandarte de una guerra fútil. En vez de vencer el obstáculo se hace del obstáculo un estilo de servicio de vida. Creen que están haciendo un servicio al mundo al sufrir y dar testimonio de ello, son las eternas víctimas de un problema que tiene solución. Desde lo alto les ha caído ese problema sin cura para darle un cierto sentido superficial a su vida.
Habrá soluciones que llamen a la acción y otras a la no-acción (reflexión, meditación, reorganización, trabajo interno), mas no a la pasividad. Tomar consciencia de lo que nos sucede, lo que nos duele, nos da la clave de lo que podemos hacer, aprender de ello y pasar a otras experiencias más en nuestra vida. Conformarse con vivir con una situación incómoda y solucionable no contribuye a mejorar nuestra calidad de vida y al crecimiento personal. Bendiciones.

4 ago. 2015

Sentido Común y la Consciencia

¿Tiene vigencia el Sentido Común? ¿Realmente las personas buscamos soluciones que le hagan sentido a todos? ¿Podemos sentir-como-una persona en determinada situación? La promoción del individualismo y no de la individualidad en la sociedad actual ha ayudado a olvidar la idea de la comunidad, de lo común. Si bien somos seres humanos y vivimos etapas similares en nuestras vidas, hay problemas comunes, situaciones comunes. Esto de primer momento es una guía para actuar si es que no hay un punto de referencia en el cual apoyarse. Esto se ha ido perdiendo puesto que la sabiduría natural del hombre y por ende de la sociedad recurre al consumo de productos o a "soluciones" inmediatas que sólo ofrecen un alivio temporal.
El ser humano se ayuda de la sociedad para desarrollar habilidades sociales y sus habilidades personales, ellos le dan una primera imagen de sí mismo, que después debe pulir e ir desechando lo que ya no le pertenece, descubre su individualidad, su identidad, su Ser. Ahora se habla del Desarrollo de la Consciencia, no sólo ser consciente de los procesos corporales e internos, sino también ser consciente de su papel en su familia y en la sociedad, ser consciente de Sí mismo, en contacto consigo mismo y con los demás. El individualismo lo lleva a la mezquindad, a sólo tratar al mundo como un espejo; la individualidad lo lleva a reconocer a su vez a otros individuos a través de la consciencia de sus propias emociones y necesidades. Desarrollar la Consciencia Cósmica, del todo, mi papel en mi familia, la sociedad, el planeta, el universo si se quiere. Cada acción, por mínima que sea, tiene una consecuencia a mi alrededor. El individualismo nos hace creer que estamos solos cuando en realidad cada acción nuestra cuenta y tiene una reacción en nuestro entorno.
Desarrollar nuestra consciencia tiene dos sentidos: Ser conscientes de nosotros mismos como una totalidad y ser conscientes de nuestro entorno.
¿Cómo han desarrollado esas dos consciencias?

31 jul. 2015

Grupo de Facebook Desarrollo Psico-Espiritual

Los invito al grupo Desarrollo Psico-Espiritual en Facebook, dedicado al Desarrollo Mental y Espiritual, un foro de preguntas y respuestas para tratar temas que lleven al desarrollo del Espíritu de forma cotidiana. Compartan sus inquietudes y visiones sobre el crecimiento espiritual.


21 jul. 2015

Asumámonos como seres espirituales


Hay personas que se declaran ateas y no creyentes de lo espiritual, está bien, se respetan las creencias y la visión de la existencia de cada quien. Sin embargo, tú en tu intuición te has dado cuenta que hay algo más que este mundo de apariencias, hay energía que se mueve por debajo de todo esto, sientes que no estás solo en las lecciones de cada situación. Más allá de la simple creencia del espíritu, repito, está la intuición, a pesar de lo que te hayan transmitido tus padres sobre eso tu sensación sobre tu espíritu y energía te da esa certeza.
En la película de El Retorno del Rey, tercera entrega de El Señor de los Anillos, Pippin le pregunta a Gandalf si esto (la vida física) es el final del camino, éste le responde que no, que hay jardines más allá de esta vida, hay descanso y paz. La visión paradisiaca católica de Tolkien, el autor del libro, permea ese comentario. Esta respuesta le da paz a Pippin, nuestra vida no sólo transcurre y ha transcurrido desde nuestra concepción hasta el día que nuestro cuerpo deje de funcionar perfectamente. Tenemos la oportunidad de la Trascendencia, que nuestros esfuerzos y aprendizajes no acaban con la muerte de nuestro cuerpo, nuestras neuronas, recuerdos y marcas corporales. El Dr. Gregory House, personaje práctico y extremadamente sincero, dice en alguna ocasión: “Tanto si hay otra vida como no, cada cosa que hagas en ésta, es importante.”
Viene entonces la pregunta: ¿Qué he estado haciendo para enriquecer mi vida espiritual? Hablamos de ejercitar el cuerpo y, ahora, la mente. ¿Pero qué hay del espíritu? ¿Qué tanto hemos fortalecido éste? El desarrollo de la voluntad tiene que ver con la fuerza del espíritu. Ser conscientes de nuestras capacidades espirituales y sus características es tan básico como saber cómo funciona nuestro cuerpo y nuestra mente, cómo desarrollarlas y alimentarlas.
Su intuición no los engaña sobre la consciencia de la vida y el desarrollo espiritual. La pregunta que nos daría el primer paso para continuar con ese desarrollo es: ¿Qué necesito?
Se los dejo de tarea.

25 jun. 2015

¡Ya está disponible el servicio de Terapia Virtual!

Se ha activado la página de servicio de Terapia Virtual para quien lo desee.
Envíen un correo a rubeus.draco@gmail.com indicando la forma de pago y se les asignará una cita con fecha, hora y la forma de contacto (Skype).

¡Bienvenidos!

19 mar. 2015

Invitacion a talleres





















Les hago la atenta invitación a los talleres Ejercicios para aprender a vivir Aquí y Ahora y Combate el Stress, que se impartírán en Fuentre Blanca #105 int. 1 Col. Balcones del Valle, en San Luis Potosí. Para mayor información escriban a rubeus.draco@gmail.com.

2 dic. 2014

Envíenme sus preguntas en ask.fm

19 nov. 2014

Maléfica, el Mal reinterpretado

Advertencia de spoiler: Éste texto contiene descripciones sobre 
escenas y elementos de la película Maléfica de Walt Disney Productions, Inc., 
se recomienda ver la cinta antes de leer el texto.

Disney ha sacado otra versión del cuento de hadas de la Bella Durmiente, ésta a partir de la visión de la antagonista: Maléfica. ¿Qué nos podría aportar la versión de la antagonista a la base ideológica de todos los cuentos que Disney lleva al cine? Ésta reinterpretación del cuento está llena de ideas nuevas tanto obvias como ocultas dentro de la trama que, como lo fue en su tiempo Shrek, puede sentar las bases para un cambio de paradigmas sobre la concepción y el mensaje de cada cuento de hadas o historia sobre héroes que surja a partir de ahora.

¿Porqué identificarnos con el antagonista? ¿Porqué hacer empatía con aquel personaje que impide al héroe lograr sus objetivos? Si bien la ausencia del antagonista facilitaría las cosas, no habría aprendizaje o autodescubrimiento alguno por parte del héroe. ¿Qué es lo que le impide ahora al antagonista poner obstáculos al héroe? El bien no está necesariamente para eliminar el mal, el bien trasciende al mal por medio de la virtud, las habilidades y el esfuerzo. En el momento que el bien decide exterminar el mal innecesariamente se podría cuestionar el papel del bien. Es una idea que permea en la historia de Maléfica, el rey del lugar vecino  ambiciona el lugar donde habitan los seres mágicos y Maléfica, quien lo defiende en contra de éste. Los papeles de bien y mal parecen trastocarse. La realeza ya no es el ejemplo virtuoso a seguir, es como el más vil de los hombres, ambiciona y no duda en usar la violencia para obtenerlo.

La presentación de Maléfica-niña es en un contexto muy distinto a la cinta original de Disney de 1959, no vive en un lugar parecido a la Montaña prohibida sino en el lugar de los seres mágicos (El Páramo), un lugar bello y luminoso, sin mostrar directamente la autoridad que pudiera tener Maléfica, se muestra como la defensora del lugar. También es la única creatura antropomórfica incluso en tamaño, lo que las hadas no lo tienen. Se le muestra con cuernos e incluso con alas parecidas a las de un águila aunque con una uña, como un medio camino entre alas de ángel y las de un demonio (murciélago). A diferencia de la Maléfica original, se omiten los adornos que sugieren la apariencia de dragón aunque se conserven los cuernos. El báculo se explica para equilibrarse luego que pierde las alas, debido a su furia el Páramo se oscurece, estableciendo cierto reino que se cierra totalmente al reino humano. El muro de espinas es reubicado alrededor del Páramo para defenderlo de éstos.

A pesar de defender el Páramo establece contacto con Stefan, el niño que entra e intenta llevarse un cristal del lugar. Como una forma de que ambos reinos pudieran conciliarse, Maléfica y Stefan establecen una relación cuasi-erótica, Stefan muestra cada vez más los rasgos del ser humano ambicioso y deja de visitarla. Es hasta que el rey Henry encarga la misión de matar a Maléfica y así poder poseer el Páramo que Stefan decide sacrificar esa relación por obtener la corona. Los humanos ya no son seres virtuosos que combaten a los seres de oscuridad. El Rey, figura de autoridad y ejemplo de virtud para su reino, se llena de rencor por no obtener el Páramo, confabula para conquistar mientras que Maléfica es quien conserva cierta inocencia, la pérdida de sus alas pareciera justificar su enojo y la maldad que se le asociara al personaje.

El Diccionario de la lengua española (DRAE) nos dice que maléfico(a) es alguien que perjudica y hace daño a alguien con maleficios, es capaz de ocasionar daño o una persona que practica hechicerías. Si nombre es destino y partiendo también de la película animada. ¿Cómo es que alguien con ese nombre se nos presenta en esta historia como alguien lleno de bondad? En la película original, Maléfica persigue y busca a Aurora por todos los rincones, manda a sus esbirros a encontrarla y quizá matarla. Es el personaje antagónico y malvado que conspira contra el logro de los objetivos de las hadas madrinas y los padres de Aurora. Su nombre rompe con la intención de la película, mostrarla como la heroína del cuento, su versión de los hechos que al final ni siquiera es su versión, como veremos más adelante. Ese es el reto de los escritores y el gancho que nos lleva a ver la cinta: ¿cómo es que hay una película dedicada al antagonista? ¿Cómo va a ser?

Maléfica sólo tiene un aliado en ésta cinta: Diaval, un cuervo que rescata de un cazador. Su deber de protectora de los animales mágicos parece llevarla a rescatarlo, lo cual hace que éste quede en deuda y sea su vigilante y mano derecha. Fuera de él ningún otro ser le ayuda en su venganza contra Stefan a menos que sea para defender el Páramo.

En la cinta original las hadas madrinas cuidan muy bien a Aurora durante los 16 años y menos un día antes que pueda ser rota la maldición, todo esto sin usar magia. En esta cinta se hace énfasis en la torpeza de las hadas, incluso su simpleza y cierta estupidez bienintencionada, dando visos a Los Tres Chiflados. Con la ineficiencia de las hadas buenas, no le queda más remedio a Maléfica que cuidar ella a la niña a ocultas de las hadas, si bien Aurora es la forma de vengarse de Stefan por el engaño y el robo de sus alas, tiene que hacer que su maldición prospere y no sea torpemente ayudada por la estupidez de las hadas a que la niña muera de hambre. Se muestra pues que de tanto rescatar y ayudar a Aurora en su infancia, con su inocencia, la “bestia”, se ha ganado el corazón de Maléfica y así la lleva a conocer el Páramo y sus habitantes. Aurora acaba creyendo que ella es su hada madrina. Sumado a esto, tenemos al Príncipe Felipe, casi de la edad de Aurora, puesto como un adolescente también torpe y algo distraído, de acuerdo a la moda actual de mostrar la inutilidad y la torpeza de quien tocaría salvar la historia, lejos de las cualidades que podría tener todo héroe de cuento, incluso aunque fuera una princesa. Felipe conoce a Aurora pero no se enamora de ella, todo queda en un encuentro casual y simple, si pudimos pensar en “amor verdadero”, es inútil, como cualquier símbolo del bien en ésta historia. Ni siquiera sirve el beso de Felipe para despertar a Aurora, no es un beso de amor, mucho menos uno de amor verdadero. Hasta aquí todos los esfuerzos de Maléfica por deshacer su maldición no funcionan, hasta que ella besa a la princesa ¿es un beso materno? Su beso es el que da resultado, por lo tanto es de amor verdadero, ¿el de una amiga, de una protectora, de una exbruja malvada? La idea del despertar sexual de la mujer a los dieciséis años, como lo acostumbran los norteamericanos, se cambia por la idea de la maldad redimida a través de un asunto de territorios. Si no es un beso erótico ¿entonces qué connotación tiene aquí? El de una nueva relación entre reinos nacida del odio hacia Stefan y ahora Aurora ya no es el medio para lastimarlo, hay que devolver el golpe con quien realmente fue recibido. El objetivo siempre había sido él y no Aurora.

La imagen de Maléfica en la cinta animada recordaba un poco a un dragón como mencionábamos más arriba, en el cual se convierte para la última batalla con el príncipe Felipe. Aquí no se molesta en hacerlo, ella no es el dragón, convierte al cuervo, sin embargo el rey Stefan ha estado preparándose de forma paranoica desde hacía años, dando buena batalla a Maléfica. Con la ayuda de Aurora, Maléfica logra recuperar sus alas, su poder total, y terminar con el antagonista de esta historia, empujado a morir por su odio y resentimiento hacia Maléfica.

Así, pues, como debió ser desde el principio, el reino de los humanos y el reino de los seres mágicos pueden convivir en paz gracias a la amistad que surge entre Maléfica y Aurora, quien es la voz que ha narrado la historia, ya no desde la princesa en apuros, sino como una especie de síndrome de Estocolmo pues narra la “verdadera” versión de la historia de La Bella Durmiente donde Maléfica no es tan maléfica, fue su verdadera hada madrina. Pareciera que ahora justificamos la maldad, la hemos interpretado mal, un error de percepción nuestro.

Si bien cada historia tiene más de dos versiones, a partir del protagonista y el antagonista ¿seríamos capaces de hablar por nuestro antagonista y excusarlo de querer alejarnos de nuestros objetivos? ¿Podríamos excusar a la maldad pura? Se nos han acabado los héroes y sus historias, ahora hay que poner a los malvados a hacer cosas buenas que parezcan malas porque las otras ya no funcionan.

19 sept. 2014

Perfeccionismo


La idea de la Perfección y de lo perfecto que se tiene en la sociedad en general, y en la cual nos han educado, ha sido una de las trabas que muchas veces nos impide desear, lograr o siquiera intentar algo por el miedo a fallar o “no dar el ancho”. Esto viene sobre todo de la religiones cristianas-católicas con la consigna: “Sean perfectos como mi Padre lo es”, desanimados con la idea de la perfección divina casi inalcanzable acudimos a nuestra esencia humana que puede tener errores como un modo de disculpa ante la lejana idea de la perfección humana.

Pues bien, dice el diccionario sobre lo perfecto: Que tiene el mayor grado posible de bondad o excelencia en su línea. | Que posee el grado máximo de una determinada cualidad o defecto. Esto nos ayuda a descartar la idea de lo inalcanzable, si bien pareciera que no podemos llegar a ser perfectos como Dios en desprecio de nuestro cuerpo y esencia, pero podemos llegar a ser lo mejor posible que podamos ser, mejorar nuestras habilidades y cualidades al máximo, en esto consiste nuestra propia perfección, no la idea errónea que se tiene en general. Esto no es extraño a la Psicología Humanista, estamos llamados a ser lo mejor que podamos y desarrollar todo nuestro potencial.

¿Cuántos “deberías de...” nos repetimos en el día? ¿Son los propios? ¿Son nuestras expectativas nuestras o son ajenas? ¿Esas ideas de perfección nos hacen personas rígidas o personas flexibles? Una persona “perfecta” no es la que no demuestra temor u otras emociones, la que puede estar horas y horas en el espacio de trabajo olvidando otros aspectos de su vida, la que nunca falla o incluso la que es la estrella de la comunidad por lo menos en apariencia. Si nos sentimos en el otro lado de ese espectro, inadecuados en cualquier lugar, persona o situación. Menospreciamos nuestros logros y habilidades, incluso nos comparamos con los demás, costumbres que no ayudan a observarnos tal y como somos, en lo bueno y en lo malo, y de ahí seguir con nuestro desarrollo personal.

Un trastorno asociado al perfeccionismo es el Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC), hacer una acción repetidamente o tener un pensamiento repetido sin que se dé un resultado satisfactorio, no por las propias capacidades sino por las expectativas irreales y fantaseadas de la persona, aquí el perfeccionismo hace nido con gran éxito.

El autoconocimiento y el reconocimiento de esas exigencias irreales es el primer paso para librarse del perfeccionismo: Conocer las propias habilidades y capacidades, saber cuáles son las que se quieren desarrollar en este momento, SER la mejor persona que podemos llegar a ser. Reconocer esas expectativas que realmente no concuerdan con la lógica ni la realidad. Nuestros cuerpos son organismos perfectos que nos mantienen en relación con el entorno y para sí mismos. El idealismo puro también acarrea problemas. Si desechamos aspectos del mundo sólo porque “no son lo que deberían ser” ¿Qué nos va a quedar para disfrutar? Identifiquemos muy bien de quién son esas expectativas, si nuestras o de los demás, si les funcionan a ustedes para ser mejor persona y poder realizarse o simplemente los aprisionan en un montón de mandatos inútiles que llevan a la anulación de sí mismo.

27 ago. 2014

Trabajo vital

Cuando las personas buscan empezar un proceso terapéutico generalmente van enfocadas a resolver o eliminar algún asunto en su vida. Puede llegar el momento en que ese aspecto deje de molestar, ya sea por el cambio de enfoque de la vida del paciente o el trabajo realizado en sesión. La Terapia Breve procura que el proceso no pase de 12 sesiones, el terapeuta se enfoca en el encuadre y la generación de estrategias de solución. Esto hasta aquí está bien, ésta estrategia va de acuerdo a los tiempos modernos: la imposibilidad de pasar años en sesiones de terapia, la búsqueda rápida y efectiva de soluciones ante una situación, y la situación económica de la persona. La cuestión aquí reside en si ese asunto ha sido cerrado totalmente por el paciente, si no es síntoma de otra situación y la molestia vuelva a presentarse en otra forma, como lo fuera un catarro recurrente.
Los profesionales de la salud mental están capacitados y formados para ver a la persona como una totalidad, no somos coches que les falla simplemente una pieza o una parte del mecanismo, cada situación corresponde a una totalidad que quizá no haya sido atendida. El ser humano no atiende a la idea de la obsolescencia programada de las cosas: si algo ya no sirve hay que tirarlo y conseguir uno nuevo. No podemos mutilar aspectos de nuestra existencia, cada uno cambia conforme vive experiencias y toma decisiones, es la evolución y el enriquecimiento de sí mismo.

Creo en que cada ser humano tendría que atravesar por un proceso de crecimiento guiado, tanto de autoconocimiento del pasado y del presente, de cierre de asuntos inconclusos y la generación de nuevos recursos personales.
El autoconocimiento es una de las tareas de la existencia misma del ser humano, la Psicología trabaja en esto a manera de Ingeniería inversa: a partir de la consciencia de sí mismo ha ido esclareciendo las capacidades y habilidades del ser humano, las teorías de la personalidad y los distintos “mecanismos” naturales que disponemos. Conforme desarrollamos nuestros intereses y se nos ha permitido ir conociendo las diferentes actividades que se desarrollan tanto en el juego, el aprendizaje, la relaciones personales y el trabajo, podemos hacer un inventario de habilidades e intereses, e incluso conocer nuestra personalidad y actitudes hacia distintos temas y aspectos de la vida. Antes de la Psicología y las teorías de la personalidad, la Astrología ya hacía lo suyo en cuanto a dar a la persona una guía en cuanto los elementos de su ser. Más que hablar de cuestiones futuras veía hacia adentro de la persona a través de las influencias energéticas de cada planeta. Recordemos la frase que estaba escrita en la entrada del Oráculo de Delfos: Conócete a tí mismo; no era una frase hecha a la ligera, es un consejo básico para todo aquel que desee desarrollarse a plenitud, no por nada iban a consultar los antiguos griegos al Oráculo, buscaban respuestas a situaciones en su vida que en ese momento no podían comprender o ser conscientes. No era el simple horóscopo de la mañana de hoy en día. El autoconocimiento es una de las tareas básicas y vitales del ser humano, esto se logra a través del trabajo interno, de ser totalmente sincero y comprometido consigo mismo para desvelar esos aspectos en apariencia desconocidos. Como elementos básicos a trabajar considero que el primero sería el Niño interior, sanar aspectos y situaciones que entonces no sabíamos manejar y que en cuestión de relaciones personales y formas de ver la vida influye directamente. Otro sería la resignificación que hemos hecho de nosotros mismos en la adolescencia, volvernos adultos aportando nuestro ser al mundo en vez de seguir imitando estilos y personas. El trabajo con la historia familiar, sus enfermedades, asuntos inconclusos u ocultos también es parte del trabajo esencial de la persona, si bien hemos llegado a esa familia para aprender algo de ella y por otro lado complementar la consciencia de la familia como un ser en sí.

Debo advertir que todo cambio lleva un movimiento de todo el entorno, por eso es que a veces nos cuesta tomar la decisión de entrar en un proceso de terapia, pero siempre los beneficios y las ganancias han superado los costos, entre ellas es la de liberarnos de pensamientos, sentimientos que eran ya un lastre en nuestras vidas y persona, y obvio, la consciencia de nuevas habilidades y capacidades, fluir con lo que le gusta a uno. La identidad cambia día a día, con cada experiencia y tiempo que pasemos con otras personas y seres queridos, querer permanecer siempre en lo mismo es nocivo para nuestra esencia. Muchos buscan ser únicos imitando a otros o a una moda, cambian de guardarropa, sin embargo no se puede afirmar que exista una transformación. Con el conocimiento de uno mismo viene el desarrollo, la evolución de la persona y su espíritu. Con estos aspectos del trabajo vital que podríamos tener cada uno nos facilita también la autoconsciencia, el desarrollo personal y el mejor manejo de situaciones conflictivas que puedan venir para responder mejor y pueda solucionarse de forma más efectiva y fluir mejor con el ambiente y los demás.

14 nov. 2013

Nueva etapa de El Atanor

Bienvenidos sean a esta nueva etapa de El Atanor, ahora  con artículos y reflexiones de Psicología, de Terapia Gestalt, Desarrollo Humano, trabajo con arquetipos, sueños, cuentos y mitos como técnica de terapia. Como saben, empecé con los podcasts dentro de  Popmodernismo.com y luego compartí el proyecto de la Revista Psiconauta. Recuerden que mi dirección para cualquier inquietud, duda o comentario: rubeus.draco@gmail.com.

18 feb. 2013

Revista Psiconauta #18 Febrero-Marzo 2013


 Ya pueden leer y disfrutar el número 18 de la Revista Psiconauta con nuestros artículos:
  • Hay que amarse
  • Teoría Paradójica del Cambio
  • ¿Nos queremos sanos?
  • más Libros, portales web, eventos...

Pueden descargarlo haciendo click aquí o aquí.
O verla desde Issuu.com

4 dic. 2012

Revista Psiconauta #17 Diciembre 2012-Enero2013

 Ya pueden leer y disfrutar el número 17 de la Revista Psiconauta con nuestros artículos:
  • Morir... más allá del miedo
  • El acientífico Síndrome de Alienación Parental
  • Depresión, una condición de nuestra sociedad
  • más Libros, portales web, eventos...

Pueden descargarlo haciendo click aquí o aquí.
O verla desde Issuu.com

13 nov. 2012

Pregunta

Colegas Psicólogas y Psicólogos, todo aquel profesional preocupado por la Salud Mental: ¿Qué diagnóstico psicológico o psiquiátrico le darían al Estado? Hablo del Estado de derecho, el que rige nuestras relaciones (las que quieran ponerle aquí), el que maneja nuestros dineros, el que incluso ya maneja nuestros pensamientos y esperanzas a través de los Medios. ¿Aún es válido el diagnóstico de Idiocia? ¿Microcefalia? Aparte de la Paranoia ¿qué otras condiciones psicopatológicas observan en éste? No me refiero a sus ejecutantes sino al aparato mismo, el conjunto de ideas, directivas y fundamentos que desarrolla.
Espero respuestas.

12 oct. 2012

Revista Psiconauta #16 Octubre-Noviembre 2012

 Ya pueden leer y disfrutar el número 16 de la Revista Psiconauta con nuestros artículos:
  • La conclusión de un sueño
  • Testigo en la distancia
  • El cuento como técnica terapéutica en adultos.
  • más Libros, portales web, eventos...

Pueden descargarlo haciendo click aquí o aquí.
O verla desde Issuu.com